• BReal

El mensaje de las PropTech y el Big Data al sector inmobiliario


Hace dos décadas aparecieron los primeros portales inmobiliarios, páginas webs a modo de buscadores muy simples con anuncios de inmuebles por zonas geográficas y, en el mejor de los casos, fotos de mala calidad de las viviendas. En la actualidad, esos portales se han transformado en gestores de millones y millones de datos, como sistemas crm inmobiliarios, que están creando de forma continua oportunidades de negocio al tiempo que facilitan la operatividad de las inmobiliarias, aportando soluciones a las necesidades cada vez más exigentes y urgentes de los clientes.



La aparición de las Proptech, empresas tecnológicas al servicio de la industria de bienes raíces, surge como una respuesta a las necesidades de la penetración de las nuevas tecnologías en todos los ámbitos de la sociedad y a la transformación de los mercados. Aunque el sector de las inmobiliarias no ha sido el más ágil a la hora de incorporar las tecnologías al negocio, en los últimos años han echado el vuelo para transformar el mercado. La competitividad de las empresas inmobiliarias, ya sean grandes o pequeñas, depende en la actualidad de las estrategias digitales que están adoptando para acoplarse a la transformación del mercado.


Una de las grandes apuestas de la revolución que ha traído internet es el Big Data: la recopilación, almacenamiento, procesamiento y análisis de un gran volumen de datos organizados en base a diversas etiquetas que los clasifican. El término Big Data, que en su origen tenía un sentido más simple, lo utilizaron por primera vez en 1997 unos investigadores de la NASA, Michael Cox y David Ellsworth. En un artículo, los científicos advirtieron que el gran aumento de datos se estaba convirtiendo en un problema para los sistemas informáticos actuales. Aproximadamente una década más tarde, con el objetivo de gestionar datos, reunirlos y centralizarlos en lugares seguros y completamente administrados, se fundan empresas como Cloudera y Hortonworks, dando nacimiento a la revolución de los datos, que abriría un mundo nuevo de posibilidades para las empresas. Su rápida influencia en todos los ámbitos de la sociedad fue tal que hasta Barack Obama utilizó Big Data en su campaña para conocer mejor el perfil de los votantes que más dudaban y acercarse a los canales donde podía encontrarlos. ¡El Big Data para fines políticos resulta un éxito!


En la actualidad, el análisis de datos masivos ha permeado todos los ámbitos profesionales, incluso en las administraciones públicas —tan lentas en sus procesos—. Pero existen algunos sectores como los bancos, las empresas de telecomunicaciones, o las agencias de marketing digital, que han sabido aprovechar sus beneficios mejor que nadie. Su impacto en el sector inmobiliario ha sido, entre otras aplicaciones, el desarrollo de potentes softwares de gestión activos inmobiliarios.


En 2019 la inversión mundial en PropTech se situó por encima de los 25.000 millones de dólares. Son en realidad, las empresas que lideran el sector inmobiliario, más tradicional que otros mercados, las que destacan por sumarse al Big Data. Aunque en otros países las empresas tecnológicas dedicadas al sector del inmueble empezaron hace ya muchos años a funcionar y abrirse camino en el mercado, las Proptech de México como a las Proptech de Chile están despegando en la actualidad con una velocidad de vértigo y se les está abriendo todo un mundo de posibilidades.


Gracias a los nuevos softwares de administración inmobiliaria, las empresas pueden ahorrar tiempo y dinero, reduciendo los costes y actuar de una forma más ágil y dinámica en la toma de decisiones. Por otro lado, el Big Data está transformando las tres fases del proceso de compra fundamentales, que se basan en la búsqueda, financiación y decisión final. El uso de datos masivos supone una oportunidad para el sector inmobiliario para conocer en detalle las necesidades del sector, así como entender las tendencias actuales y anticipar las próximas.


¿Cómo? A través de software para la gestión del patrimonio inmobiliario y herramientas que ofrecen información de todo tipo, desde la oferta y demanda actual de propiedades y zonas, el perfil de los nuevos compradores desglosado por distintos factores, el estado de los edificios, los índices de desarrollo de la región o de criminalidad, el acceso a servicios, o hasta el listado de transacciones históricas.


Los softwares que se están desarrollando, basados en algoritmos, mejoran el conocimiento y la productividad de los agentes inmobiliarios, disminuyendo el tiempo de comercialización de un inmueble y ofreciendo una valoración del inmueble a detalle. Las soluciones tecnológicas que aportan las PropTech son fundamentales a la hora de invertir en el mercado de bienes raíces. Además, los beneficios generados se dirigen tanto a compradores, a quienes tienen a disposición una gran cantidad de información para facilitar su elección final, como a los profesionales del sector inmobiliario y las financieras, ya que pueden contar con diversos datos para saber dónde y cuándo invertir, y conocer más acerca de los perfiles de clientes que solicitan préstamos.


Gracias al Big Data, absolutamente todos los agentes que conforman el mercado inmobiliario salen favorecidos por esta innovación. Por no hablar de las empresas promotoras y constructoras, que pueden tener acceso al tipo de inmueble demandado en el futuro y en qué zonas, lo que les permite planificar su oferta de un modo más fiable y con la máxima rentabilidad. Y los inversores que pueden hacer una gestión de sus activos inmobiliarios desde un teléfono móvil.


Debido a las nuevas tecnologías el sector inmobiliario comenzó a presentar un crecimiento anual exponencial, que parece estar incrementándose todavía más con la emergencia sanitaria mundial, que ha obligado a muchas compañías tradicionales del sector inmobiliario a digitalizarse de un día para otro.

La industria alrededor del inmueble, al igual que todos los sectores actuales, se enfrenta a un cliente que, además de tener nuevas necesidades, se muestra mucho más exigente en su demanda. Y lo cierto es que la transformación digital resulta el único medio para brindar soluciones satisfactorias.

De la mano del Big Data, las PropTech llegaron para mandarle un mensaje al mercado inmobiliario: ¡reinventarse o morir!

Noticias Destacadas