• El Diario

Contribución a la identidad, confianza social y privada

El tema de los espacios públicos urbanos es una contribución para construir la identidad social, el sentido de pertenencia, y la confianza pública y privada, no el abuso de los mismos, aún menos comerciar con las vías o quizás convertirlas en mercados públicos, fenómeno que está pretendiendo establecerse en varias ciudades del país. Quizás el sentido de pertenencia, confianza y seguridad pública, convivencia urbana, son los elementos que sobresalen a primera vista, porque son los que más se aferran a la forma como vivimos los bolivianos y no a cómo somos.

Photo by Tobias Jelskov on Unsplash

La Paz, como en ninguna otra capital en Sudamérica, dispone de infraestructura en las ciudades como para sentirse cerca y unidos en un territorio, aunque con algunas dificultades todavía en las carreteras, hay que reconocerlo. Los bolivianos, pues en los últimos 50 años hemos ido mejorando desde las construcciones de nuestras casas hasta las carreteras, plazas, avenidas, calles y espacios públicos de recreación, concentración, aunque aún nos faltan teatros gigantes para darles un lugar al folklore nacional, que es copiado por chilenos y peruanos, pero las autoridades no toman en serio el tema cultural.


No obstante, esta situación, los bolivianos vivimos con perplejidad al sentirnos tan cerca, pero sintiéndonos extraños entre sí, pues este entorno de una mejor y mayor convivencia social está vinculada estrechamente a la demanda de apropiación ciudadana y colectiva del espacio público. Se puede advertir en sectores con bajos niveles de confianza y que llegado el momento de desvaloriza los espacios públicos y que efectivamente se vive con una alta percepción de inseguridad en una ciudad, pero esto fue cambiando desde los años ´70, cuando se construyen espacios y escenarios deportivos amplios para su tiempo VII Juegos Deportivos Bolivarianos.


Contrariamente entre las aspiraciones de los bolivianos está la necesidad de robustecer aquello que es común. Estamos ante un desafío entre urbano y cultural, de adaptación como en el caso del excelente servicio municipal del Pumakatari o el Teleférico que de repente irrumpieron nuestras vidas y aún estamos ajustando estas presupuestas. Ambos espacios públicos son construidos con dinero de los bolivianos, no en particular del bolsillo de algún político, como pretenden que creamos. Estos elementos son claves para cohesionar la necesidad de construir un nosotros.


“Una alta calidad de uso y de apropiación de los espacios públicos contribuye al fortalecimiento del sentido de pertenencia, sociabilidad y confianza colectiva en un barrio, zona o ciudad; y que, por tanto, el espacio público puede ser un actor en los procesos de integración social y de formación de identidad en el seno de la sociedad urbana. De esto sospechan las políticas públicas”.


TIPOS DE ESPACIOS PÚBLICOS


En La Paz, la iglesia católica de San Francisco es el ícono de la ciudad, por historia, funcionalidad de su atrio, además constituirse en un espacio público de esparcimiento social y familiar a escala urbana, pues su estructura no descansa, pues permite la realización de actividades recreativas, culturales y de puestos de venta que afean el lugar, pero eso no les interesa a los comerciantes. Este es un caso en que la centralidad de la localización, el diseño y la multifuncionalidad de un espacio público potencian la construcción social, aunque sus cordones peatonales quedaron reducidos para los paceños que abarrotan a ciertas horas el sector.


La naturaleza del espacio, crea lo público donde antes existía un vacío, ahora genera un público-moral por medio de la modificación física del espacio. Se sitúa en un lugar privilegiado por su localización, pero aún en el desorden, pero con un dominio de algunos “artistas circences” que tienen establecido su negocio y claro los espacios son “loteados” por vendedores, comerciantes, circenses y no les interesa si perjudican al resto de la ciudad, el objetivo es conseguir dinero, no importa vulnerar las normas municipales y se establecen en pleno Prado de la ciudad que es la columna vertebral de La Paz.


PLAZAS


En Santa Cruz, dolió en el alma, que en su Aniversario de este 2018, 24 de septiembre el gobierno mediante la policía ordenó no dejar ingresar a la Plaza central –se imagina, el ícono de los cruceños desde su fundación- pues echaron un grito al cielo y fue definitivamente un exceso y abuso del gobierno.


Bien sabemos que su historia y conquistas las discutieron y lograron muchos objetivos en la plaza cruceña. En Cochabamba lo propio, es la plaza, pero hay que añadir su Prado que toma vigencia por las noches espacialmente donde los ciudadanos, toman dominio del espacio público, al igual que en Sucre en su hermosa plaza, el punto de disfrute de lo público y colectivo, al margen de las iglesias. Oruro tiene lo suyo, Tarija en su plaza central al igual que Cobija-Pando, Trinidad-Beni.


LA FUENTE, ATRIOS


La Fuente de La Paz, se ha convertido en el centro de reunión de los estudiantes y del resto de jóvenes, pues es un lugar que puede girar a los 360 grados y el ubicar en esta panorámica a alguna persona es muy fácil, porque no escapa a tu vista y te sientes seguro, pues las opciones de encontrar a alguien más, siempre existe. Punto de encuentro que prefieren los jóvenes o las parejas también. La concentración en un espacio público tradicional que ocupan sin haber sido creado con tal finalidad.


Fuente: El Diario

Noticias Destacadas