• BReal

La Automatización Robótica de Procesos en el sector inmobiliario

La transformación digital ha abierto la oportunidad a sectores como el bancario y el inmobiliario para que puedan tener una mayor eficiencia en sus procesos, es decir, la digitalización está permitiendo que las empresas de este sector se deshagan de los retrasos y gestiones ineficientes que entorpecen la planificación y perpetúan modelos obsoletos.



Entre las tecnologías que más pueden ayudar a agilizar los procesos de negocio de forma eficaz se encuentra la Automatización Robótica de Procesos (RPA). Esta herramienta ha irrumpido en el panorama de la gestión de información como una tecnología que permite conseguir mejores resultados con menos recursos.


Según la empresa Gartner, los ingresos por software de Automatización de Procesos Robóticos (RPA) a nivel mundial alcanzarán durante este 2021 los 1.890 millones de dólares, lo que supone un aumento del 19,5% desde 2020.


En este contexto, sectores como el inmobiliario o el bancario pueden solucionar algunos de los retos que afectan al trabajo diario. La tecnología RPA puede ayudarles desde la emisión de remesas y su posterior conciliación, hasta la extracción de información clave de recibos domiciliados, que permite una clasificación del tipo de cargo, así como asociarlo con el inmueble, a través de su referencia catastral. Otras de sus ventajas, son mayor productividad, la escalabilidad en el uso de recursos y el cumplimiento normativo.


Además, permiten la automatización de tareas sencillas y repetitivas, así como optimizar recursos, y facilitan ser más competitivos y reducir los tiempos de reacción para la toma de decisiones por el acceso en tiempo real a la documentación generada por los activos, clientes y usuarios, por ejemplo.


Los bots no solo se encargan de esas tareas más repetitivas y rutinarias como la descarga de archivos, la recolección de datos y el procesamiento de los mismos en el ERP, sino que recopilan información valiosa como la referencia catastral o el motivo del adeudo.


Si antes un equipo dedicaba gran parte de su jornada a la manipulación de documentos físicos, hoy, con la optimización y digitalización de procesos, ya no es viable tener a una o varias personas de un equipo ocupadas en tareas que pueden ser realizadas de forma automática.


Por ejemplo, la ARP permite gestionar más de 90.000 recibos, frente a los 30.000 que se gestionan sin estas herramientas, y reducir drásticamente, en torno a un 90%, el coste que suponía la realización tradicional de esta tarea. Además, en conjunto con otras tecnologías, como el reconocimiento óptico de caracteres, OCR, permite analizar, verificar y validar los documentos, desde una nota simple hasta un documento de compra-venta o los propios contratos.


En fin, el uso de esta tecnología que maneja información clave a partir de la digitalización de datos, impulsa la productividad, la rentabilidad y la competitividad en su mercado.

Noticias Destacadas