• BReal

El tech talent y la tecnología transforman los espacios de negocios

Hoy en día, están tomando impulso los espacios para los modelos híbridos de trabajo, lo que representa un cambio profundo en las dinámica de oferta y demanda de oficinas en diversas ciudades de América Latina.



Los cambios profundos en las interacciones, alentados por la pandemia de COVID-19, detonaron la inclusión de tecnología y el crecimiento vertiginoso del talento tecnológico, por lo que una nueva generación está demandando distintos productos inmobiliarios, desde oficinas, hasta vivienda, centros comerciales y cualquier espacio que integre como elemento clave a la tecnología dirigida a los esquemas de trabajo y educación remotos.


El reporte Scoring Tech Talent desarrollado por CBRE detalla cómo la migración de este talento ha creado un efecto en el arrendamiento corporativo y en los bienes raíces residenciales, mismo que irá más allá de la pandemia.


El análisis, que evaluó el desempeño de 50 mercados, destaca cómo los 640.700 empleos high tech generados los últimos 5 años en Estados Unidos mantuvieron la demanda de arrendamiento de oficinas aún durante la gran caída experimentada durante la fase inicial de la pandemia. Muestra de ello, es que las firmas que acogieron el talento tecnológico soportaron la demanda de espacio, es decir, que el arrendamiento corporativo cayó apenas 17% en 2020, frente al punto máximo de 21% que experimentaba en 2019.


En el caso de América Latina, la CDMX fue en ese lapso el segundo mercado de mayor producción de talento, al generar un total de 171.000 graduados en desarrollo de software y administradores de datos con una tasa de crecimiento durante el período de 20%, el primero lo ocupa Sao Paulo con 201.000 empleos y crecimiento de 6% y el tercero Bogotá con 88.500 empleos y crecimiento de 174%.


En la lista completa de las 10 ciudades con mayor desarrollo tecnológico en los últimos 5 años se encuentran: Sao Paulo, Brasil; Ciudad de México, México; Santiago, Chile; Buenos Aires, Argentina; Bogotá, Colombia; San José, Costa Rica; Guadalajara, México; Monterrey, México; Ciudad de Panamá, Panamá; Campinas, Brasil.


El estudio asegura que este emergente grupo de colaboradores y las empresas que los ocupan, finalmente, determinarán patrones distintos de consumo de inmuebles, al crear una opción que soporte la recuperación del mercado en las ciudades donde se ubican.


Esta dinámica también puede observarse en las estructuras y rediseño del entorno de trabajo para adaptarse a los modelos alternativos de colaboración.


Stefano Agati, senior business development en IHO Espacios, asegura que a partir de la pandemia se han visto cambios en el workspace, sobre todo, en la mentalidad de trabajo y planificación. “Vemos una menor importancia en zonas de estaciones de trabajo y mayor enfoque a crear diferentes zonas o áreas de colaboración con mobiliario flexible para hacer readecuaciones y ajustes en el layout en vivo”, dice.


La distinta dinámica replantea una demanda de espacios flexibles y entornos para las empresas que se preparan para el regreso tras el distanciamiento. Y además de la evolución en la tecnología, el mobiliario se enfocará al uso de materiales limpios, durables y con alto desempeño para el bienestar del usuario.


Por su parte, Arturo de la Rosa, Chief Value Officer en Pavillion enfatiza que “hay una aceleración en los procesos de transición y de cambio en la conectividad hacia el interior de los espacios, incluso no nada más de oficinas sino también a los espacios interiores de los hogares.”


Noticias Destacadas