• jpproal

El Internet de las cosas y su reducción de costes en empresas

Capacidad para analizar datos y así poder tomar decisiones certeras y rápidas es la gran cualidad que ofrece el uso del Internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés) en cualquier sector.


Y es que el IoT puede ahorrar emisiones de CO2 cuando una plaza de aparcamiento tiene sensores, ya que éstos pueden advertir al usuario si se cuenta o no con espacios libres y así evitar dar vueltas en vano con el automóvil.


En el campo un agricultor puede tener la capacidad de saber si cierta área o cultivo necesita de abono.


Si nos vamos al hogar, el Internet de las cosas ayuda a que las cámaras de seguridad de un sistema de alerta realmente proporcione información relevante al momento de algún suceso significativo que pudiera estar ocurriendo en casa.


En un negocio de alquiler de maquinaria, el IoT podría ayudar a mejorar el rendimiento a través de un dispositivo que dé información sobre las horas que se han trabajado para poder diagnosticar de forma más exacta el gasto que se tiene que cargar al cliente.


En el sector energético se han elaborado sensores que perciben la energía del ambiente que le rodea, con lo que resultan más autónomos.


Ahora, existen dos puntos “débiles” que puede llegar a tener el IoT: uno es el alcance, pues no todo el mundo cuenta con la tecnología necesaria para llevar la inteligencia artificial de la nube a la fuente del dato y el otro punto flaco es la estandarización de las plataformas ya que hay demasiadas en la actualidad pero ninguna ha podido unificar a todas las demás.


De acuerdo a los especialistas y como una especie de conclusión, es que la gran potencia de la tecnología del IoT resulta de combinar el mundo físico con el digital.


Sumando a esto último y dándole importancia al tema, el mercado de IoT ha tenido un crecimiento mayúsculo en los últimos años: tan es así que el impulso de los proyectos de transformación digital ha acelerado su evolución, pues se estima que el mercado global del Internet de las cosas ascienda a el billón de dólares para 2024.


Actualmente los sectores que más apuestan por el Internet de las cosas son el industrial, de la salud, la optimización de operaciones y productividad y en un futuro los vehículos autónomos.


Noticias Destacadas
Categorías

Lo último en noticias inmobiliarias