• jpproal

El conflicto entre Rusia y Ucrania también impactará a América Latina

El 27 de abril de este 2022, Mario Cimoli, secretario ejecutivo interino de la CEPAL, Comisión Económica para América Latina y el Caribe, entregó nuevas cifras a los embajadores del Grupo de Países de América Latina y el Caribe, durante la reunión que sostuvieron en la sede de la ONU, en Nueva York.


En estas cifras se percibe el impacto que el conflicto entre Rusia y Ucrania está generando a nivel de América Latina. Si bien esta situación está causando incertidumbre a nivel mundial y afectando negativamente el crecimiento de muchos países; en en la economía global presenta un punto porcentual menos de lo que se proyectaba antes del inicio de las hostilidades, quedando en un 3,3%. Este menor crecimiento esperado se verá acompañado por una mayor inflación y una lenta recuperación del empleo.


Según las nuevas estimaciones de la CEPAL, dicho conflicto ha agudizado los problemas de la inflación, la volatilidad y los costos financieros, por lo que sólo se prevé 1.8% de crecimiento para la región. “Las economías de América del Sur crecerán 1,5%, las de América Central y México un 2,3%, mientras que las del Caribe crecerían un 4,7% (excluyendo Guyana)”, mencionó.


Agregó que se estima que en marzo de 2022, la inflación en Latinoamérica fue de 7,5%, en tanto que los bancos centrales de la región anticipan que ésta se mantendrá elevada durante lo que resta de año, precisamente por la incertidumbre en el contexto exterior y la guerra de Ucrania.


Se puede percibir, a la fecha, que persisten los altos precios internacionales de la energía y de los alimentos, los elevados costos en el transporte y las disrupciones en las cadenas globales de suministro.


Por su parte, el comercio también se verá afectado a nivel global, como ejemplo tenemos que en Estados Unidos, el crecimiento sería de un 2,8% (1,2 puntos porcentuales por debajo de lo proyectado antes del conflicto); para China, se proyecta un crecimiento de 5% (0,7 puntos porcentuales menos que antes de las hostilidades) y para la Unión Europea se espera un crecimiento del 2,8% (1,4 puntos porcentuales menos de lo esperado antes del conflicto).


Si analizamos este panorama que impacta las economías, las finanzas, el comercio y ámbito laboral, podemos inferir que el sector de la construcción en América Latina también se verá afectado por la falta de suministro de materiales provenientes de la región Rusia-Ucrania, como el acero, las tuberías de aluminio y cobre y otros insumos para esta industria. Y, además, como consecuencia lógica, el sector bienes raíces tendrá un impacto.


Veamos, como ejemplo, el comercio que se realiza entre Europa del Este y América Latina:


Rusia importa de Latinoamérica alimentos, por ejemplo: Brasil le vende soya, carne, tabaco y café; México le exporta autos, computadoras, cerveza y tequila, y Ecuador le exporta bananas, flores y camarón.

Por su parte, en 2021, Rusia le vendió a América Latina fertilizantes, el 40% de los envíos de acero, petróleo refinado y las vacunas Sputnik, según el OEC, Observatorio de Complejidad Económica. El segundo lugar de estos envíos, referente a insumos de construcción, principalmente el acero, México es el que más lo compra. Asimismo, este organismo menciona que Rusia exportó US$11.000 millones a la región, mientras que Latinoamérica le vendió productos por un valor de US$8.500 millones.

Otro ejemplo sobre el consumo de materiales de construcción traídos de los países en conflicto, está en México, que de Rusia importa: placa en rollo, lámina rolada en frío y caliente, placa en hoja y madera. En tanto que de Ucrania importa: lámina rolada caliente, alambrón, ferrosilicomanganeso, placa en hoja, tubería sin costura.

Como vemos, de una forma u otra, los países de América Latina en diversos sentidos están resintiendo los efectos del conflicto entre Rusia y Ucrania en su economía.



Noticias Destacadas
Categorías

Lo último en noticias inmobiliarias