• El Mercurio

Ejecutivo presentará ambicioso proyecto de ley de integración social y territorial de vivienda

La iniciativa busca crear zonas de integración urbana a lo largo de Chile, con una densificación habitacional equilibrada y a la que accedan tanto familias de clase media como de sectores más vulnerables.

Photo by Alvaro Reyes on Unsplash

La creación de zonas de integración urbana es la apuesta central del proyecto de ley que el Presidente Sebastián Piñera presentaría mañana, como parte fundamental del Plan de Desarrollo Urbano que propuso durante su campaña a La Moneda.

Algo alcanzó a esbozar el domingo pasado cuando, junto al ministro de Vivienda, Cristián Monckeberg, dio a conocer la iniciativa "Parque Mapocho Río". La idea, dijo, es que el río se convierta en un eje estructurante de la ciudad que permita unificar el oriente con el poniente, con áreas verdes, sitios para la recreación y ciclovías.


Pero eso no fue todo. El Mandatario comentó que ese anuncio era parte de un proyecto mayor "de integración urbana que se va a aplicar en todo nuestro país, para empezar a cerrar esa brecha de segregación, de división, que separó a los chilenos en forma muy brutal y poder integrarnos más y mejor".


Zonas de integración


Pero, ¿qué serán las zonas de integración urbana?

En el oficialismo afirman que se tratará de espacios definidos en distintas comunas del país donde se buscará construir conjuntos habitacionales de integración social y territorial.


Más allá de que el plano regulador de una determinada comuna pueda ser más restrictivo, se establecerán beneficios excepcionales, como la posibilidad de levantar edificios en lugares donde se permiten viviendas de baja altura. Claro que haciendo primar una "densificación equilibrada".


En estas zonas, afirman quienes han sabido del proyecto, se incentivará no solo la construcción de viviendas, sino que también el desarrollo urbano de usos mixtos.


Así, la idea es que además de los conjuntos habitacionales -a los que podrán aspirar tanto familias de clase media como de sectores vulnerables- se buscará generar servicios, equipamiento, parques u otros espacios que se estimen necesarios.


En cada caso se establecerán porcentajes de viviendas para sectores vulnerables y de clase media en los proyectos inmobiliarios, una especie de "cuota", que permita integrar a la comunidad.


La elección de las zonas de integración no será al azar.


Para definirlas, de acuerdo a las directrices de la nueva normativa, se elaboraría un Informe de Potencial Urbano que identificará sectores, en distintas comunas, que cuenten con indicadores de calidad de vida como la cercanía a ejes estructurantes de movilidad, acceso a servicios de transporte público, equipamiento en materia de educación (como colegios y jardines infantiles), en salud (hospitales o consultorios) y servicios.


En otros casos se identificarían sectores deficitarios que puedan ser revitalizados con inversiones públicas.


Rol de los seremis


Sería tarea de los seremis proponer zonas de integración urbana a través de estos informes, pero le corresponderá al ministro de Vivienda la resolución final, previa consulta al municipio o municipios respectivos, cuando se trate de una zona que abarque más de una comuna.


Uno de los puntos que en el oficialismo esperan socializar con los alcaldes es la importancia de tener una disposición abierta a generar una ciudad más inclusiva.


Otro aspecto es que particulares también podrían tener la opción de proponer zonas de integración.


En el oficialismo señalan que cada zona tendría un tamaño determinado, un tiempo de duración para la construcción -estimado en cinco años como máximo- e incentivos diferentes, los que serán determinados por el ministerio, tras considerar las características particulares de cada lugar.


Propuesta Los secretarios regionales ministeriales (seremis) podrán proponer zonas de integración, pero será el ministro de Vivienda el que dará su aprobación.


Fuente: El Mercurio - Gabriel Pardo

Noticias Destacadas