• Expansión

Los riesgos ambientales oscurecen el futuro energético de Argentina

El gobierno argentino tiene grandes planes para el yacimiento de Vaca Muerta. Sin embargo, los ecologistas denuncian que los escapes de gas metano suponen un grave peligro ambiental.

yacimiento de Vaca Muerta

Jorge Daniel Taillant utilizó una cámara de infrarrojos de 100.000 dólares este año para investigar si el yacimiento de petróleo y gas de Vaca Muerta estaba soltando gases tóxicos. Las imágenes termales en blanco y negro que tomó este activista ecologista confirmaron sus sospechas. Aunque invisibles para el ojo humano, los gases fueron detectados mientras ascendían hacia la atmósfera. Especialmente significativa fue la presencia de metano, un gas que potencia el efecto invernadero.

"El metano está por todas partes", asegura Taillant, director Ejecutivo del Centro de Derechos Humanos para el Medio Ambiente, una ONG argentina con base en Estados Unidos. Asegura que al menos un 5% del gas que se produce en Vaca Muerta escapa hacia la atmósfera, a veces incluso de manera intencionada, cuando es preciso liberar presión. "Hay un historial de abusos en este sector, que nadie controla y es algo que no va a cambiar próximamente porque no hay una autoridad medioambiental creíble", explica el activista.


Las ambiciones de Argentina en relación al desarrollo de Vaca Muerta -yacimiento que está considerado como uno de los mayores y menos explotados del planeta- están siendo cuestionadas por los ecologistas. Algunos expertos opinan que el desarrollo de Vaca Muerta y de algunas reservas comparables de petróleo y gas en Venezuela y Rusia podrían poner en jaque los acuerdos de París para frenar el cambio climático.


"Si Vaca Muerta se desarrolla por completo, el presupuesto de emisiones de dióxido de carbono sufrirá un varapalo", argumenta Guy Edwards, co director del departamento de estudio del clima de la Universidad de Brown en Estados Unidos. "Es una de las reservas clave que, en función de la ciencia climática, debería quedarse bajo tierra para tener la oportunidad de alcanzar los objetivos de los acuerdos de París", añade.


Pero muchos responden que es poco realista pensar que Vaca Muerta va a permanecer sin explotar. Su desarrollo es considerado una prioridad nacional para todo el espectro político argentino, por su capacidad para impulsar el crecimiento económico.


Javier Iguacel, secretario de Energía en el gobierno de Mauricio Macri, ridiculiza la idea de que Argentina dejará, sencillamente, de sacar partido a sus hidrocarburos. "Noruega no va a dejar de producir petróleo y nosotros tampoco", explica.


Compromisos climáticos


Los proyectos energéticos en Argentina aumentarán en un 45% hasta 2030, según previsiones de la ONG berlinesa Climate Analytics, a causa principalmente de la explotación de Vaca Muerta. Pocos esperan que Argentina cumpla sus compromisos climáticos, aunque no eran excesivamente ambiciosos.


Por el momento, los ecologistas han centrado su lucha en los problemas que pueden ser controlados, como las emisiones de gas metano que son, actualmente, su mayor preocupación "desde un punto de vista climático", según explica Jonathan Banks, asesor de Clean Air Task Force, una ONG especializada en el estudio de energías limpias.


Mientras que el dióxido de carbono se mantiene en la atmósfera durante 1.000 años, el metano desperece en apenas 20 aunque su efecto negativo sobre el calentamiento climático es 80 veces superior, según explica Banks. Por fortuna, es relativamente fácil y rápido contrarrestar las emisiones de metano. "Basta con un buen mantenimiento, mejores equipos e las instalaciones y buenas prácticas", añade. Un estudio de la Agencia Internacional de la Energía asegura que las emisiones de metano en el mundo podrían reducirse a la mitad sin coste alguno.


Aunque Argentina consiga reducir las emisiones de metano, queda en el aire la pregunta de si tiene sentido desarrollar el yacimiento de vaca Muerta en un momento en el que el sector energético está siendo sacudido por grandes cambios, relacionados con el medio ambiente y los avances tecnológicos.


En un reciente informe, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) alertó de que el empuje de las renovables hará que las infraestructuras ancladas en las energías fósiles se queden obsoletas antes de los previsto.


El plan de Argentina consiste en cubrir el suministro de su mercado interno con energías renovables y gas procedente de Vaca Muerta; esta sería la opción más limpia según el gobierno de Macri, aún a pesar de las advertencias de los ecologistas, que insisten en que el metano que se expulsa desde el yacimiento podría ser tan malo como la contaminación que emana de las centrales que funcionan con carbón.


Si Argentina logra su objetivo de convertirse en exportador neto de gas, esta circunstancia podría ayudar a China para que dependa menos de la energía proveniente del carbón, lo que ayudaría de manera indirecta al medio ambiente.


Fuente: Expansión - BENEDICT MANDER

Noticias Destacadas
Categorías