Las Claves Inmobiliarias de Latinoamérica

REVISTA INMOBILIARIA

Crece demanda por mini bodegas y se suman nuevas opciones como servicios a domicilio

23.12.2017

| Fuente:

En los últimos años el mercado de las bodegas dirigidas a particulares ha aumentado en forma importante, no solo en la cantidad, sino también en las modalidades de guarda, debido a la mayor construcción de viviendas pequeñas. Entre la oferta se pueden encontrar espacios desde dos m {+2} e incluso cajas que luego son apiladas en lugares especiales.

 

 

El aumento del consumo de los chilenos, junto a la cada vez mayor construcción de viviendas pequeñas, especialmente en altura, ha generado una nueva necesidad en las personas: la de contar con espacio extra para guardar sus cosas, recuerdos o simplemente cachureos.

 

Esto, a su vez, impulsó la aparición del negocio de las minibodegas, el mismo que en los últimos años ha experimentado un crecimiento importante en el país, no solo en la cantidad de empresas que ofrecen el servicio, sino también en nuevas ubicaciones, espacios disponibles y diferentes tipos de modalidades orientadas a proteger los artículos.

 

Arie Rezepka, gerente general de Aki KB, empresa con más de 14 años de trayectoria en el rubro y con más de 45 mil m2  construidos, señala que en Chile existen aproximadamente 160 mil m2  de minibodegas. "El crecimiento de la industria se debe a que se construyen departamentos y casas más pequeñas.

 

Cuando se adquiere un departamento, las bodegas significan una inversión extra al precio de la propiedad y dependiendo de la zona, puede subir hasta el 3% del precio total de la compra.

 

Esto, sin contar por los gastos de seguridad, contribuciones, gastos comunes, etc. Al final, una persona termina pagando más por una bodega en su edificio que arrendando", dice.

 

Actores del rubro aseguran que la demanda ha sido creciente año a año, donde firmas como SafeStore, que ofrecen bodegas a domicilio bajo el sistema de cajas, han registrado una expansión del 30% en los últimos meses.

 

Rezepka añade que más de la mitad de la gente que arrienda estos espacios son particulares que necesitan guardar, por ejemplo, ropa, colecciones, muebles antiguos y objetos heredados o con un valor emocional. También hay muchos que ocupan estas bodegas cuando salen del país por períodos largos o se cambian de casa.

Espacios desde dos m2

 

La mayoría de las empresas que ofrecen arriendos de minibodegas cuentan con accesos controlados los 365 días del año, seguridad las 24 horas, control cerrado de televisión, sensores de movimientos y cercos eléctricos, además de cortinas metálicas y candados para cada espacio.

 

Por ejemplo, Selfbox -ubicada en Chicureo y con una oferta de 200 bodegas- le entrega a cada cliente una tarjeta de acceso que está seteada al sistema, pero si la pierde se bloquea.

 

En cuanto al contrato de arriendo, este normalmente es mensual, pero también puede ser por semanas, como en Aki KB. Esta firma -que cuenta con sucursales en Ciudad Empresarial, Plaza Norte, Enea, Santiago sur, Santiago centro y Viña del Mar- tiene 2.611 minibodegas, con una ocupación actual superior al 80%, siendo las más demandadas las que van entre los dos m2  y 12 m2, aunque su oferta considera hasta 60 m2.

 

En la más pequeña, dice Rezepka, caben libros, artículos de oficina, revistas y cajas medianas, y su valor mensual es de $9.800. En Selfbox, en tanto, son tres los tamaños (7,5m2, 15 m2  y 30 m2 ) y el tiempo mínimo de arriendo es de un mes.

 

Además, en general, las bodegas tienen seguros asociados, que actúan según cada política comercial, pues algunos están incluidos en el valor de arriendo y otros suponen un extra. Selfbox tiene un cobro adicional al canon de arriendo donde por cada millón de pesos guardado (productos avaluados) corresponden $600: el cliente designa el valor a asegurar, no es obligatorio y la prima sube a la empresa y no al cliente.

 

En GuardaAqui, en tanto, el servicio incluye un seguro mínimo de 100 UF y este puede ser ampliado según los requerimientos del cliente; mientras en Aki KB los seguros van desde las 100 a las 5 mil UF, cubriendo robos, pérdidas, incendios, o sismos que afecten la mercancía. El seguro es adicional y parte en $5 mil mensuales.

 

En el caso de SafeStore el seguro está incluido y es de 10 UF por cada caja, aunque está la opción de contratar un adicional con cargo al cliente.

 

Servicio de guardado por unidad se abre camino

 

Entre los servicios nuevos destacan los a domicilio, donde su funcionamiento se basa en llevar la bodega a la casa del cliente, este embala todo y luego la empresa la retira y la deja en su depósito, donde también cuentan con seguridad 24 horas, cámaras de vigilancias, guardias, etc.

 

En este modelo, los clientes nunca van a las bodegas y si quieren sacar algo lo solicitan y se lo llevan a su casa. El servicio consiste en guardar en cajas de distintos tamaños y, por lo general, son arriendos semanales y mensuales, aunque en algunos casos el cliente solo paga si tiene algo guardado, es decir, si al mes siguiente no tiene nada, no paga.

 

SafeStore, por ejemplo, cuenta con bodegas en Las Condes y San Bernardo donde guardan las cajas que envían a domicilio. Su foco principal son las personas que quieren guardar documentos o pertenencias. 

 

"Por medio de nuestro servicio de cajas de 100 litros (equivalente a una maleta grande de viaje), el cliente guarda lo que quiera (ropa, zapatos, libros, herramientas, entre otros) y luego SafeStore lo va a buscar y almacena en sus bodegas", indica Francisco Viganego, director comercial de la compañía.

 

Este servicio cuesta $3.750 por unidad al mes. Ahora, si el cliente quiere guardar de forma unitaria (un solo objeto), el precio parte en $1.500 mensuales y varía dependiendo del volumen.

 

Así, una estufa grande cuesta $2.500 mensuales, una cama de 1,5 plazas $8.600 y un comedor de seis personas $12.000. Si la persona quiere sacar algo, lo puede solicitar por la página web y se lo llevan al día siguiente o cuando lo requiera.

 

No hay límite de retiro de cajas, pero la entrega es gratis solo una vez al año. El costo extra es de $990 por caja.

 

Similar aunque no igual es el modelo de GuardaAqui, pues ofrecen bodegas desde los tres m2, con la posibilidad de llevarlas a las casas para almacenar las cosas, luego la unidad se baja del camión y se almacena en las dos sucursales que tienen en Santiago.

 

El valor va desde $12.990 por el espacio de tres m2, aunque las más solicitadas son las de 6 m2  a 12 m2, cuando son particulares, mientras que en empresas son las de 15 m2  a 37 m2, explica Jonathan Kohn, gerente comercial de la firma.

 

160 mil m2  de minibodegas existen en todo Chile , según Aki KB, firma que cuenta con más de 45 mil m2  construidos.

 

53% de los que arriendan son particulares que necesitan espacio para guardar principalmente ropa, colecciones, muebles antiguos, objetos heredados.

47% restante es ocupado por empresas , emprendedores e instituciones.

Compartir
Compartir
Please reload