Las Claves Inmobiliarias de Latinoamérica

REVISTA INMOBILIARIA

Departamentos "todo incluido" y Airbnb: las otras opciones de alojamiento para estudiantes

02.12.2017

| Fuente:

El concepto de edificios multifamily y departamentos que incorporan servicios hoteleros son parte de la nueva oferta inmobiliaria que se abre paso en el negocio de los arriendos para estudiantes. Aquí hay viviendas individuales o compartidas, que cuentan, por ejemplo, con wifi y TV cable, staff de expertos para solucionar cualquier problema, aseo, entre otros.

 

 

Diciembre es un mes decisivo para muchas familias en Chile, no solo por las fiestas de fin de año, sino también porque muchos estudiantes que ya rindieron la PSU están en la disyuntiva de dónde estudiar.

 

Este panorama se pone más complejo si el adolescente es de región, ya que debe buscar el lugar donde estudiar y, además, donde vivir. Frente a esto, los padres deben asumir un gasto adicional para ese hijo que parte la etapa universitaria.

 

Pero hoy el mercado ofrece nuevas formas de alojamiento más allá de las tradicionales residencias o pensiones, las que intentan facilitar la vida de los jóvenes, pues cuentan con una serie de costos y equipamientos ya incluidos.

 

Santiago centro y Barrio Italia: espacios universitarios

 

"Dada la estabilidad económica de Chile, viene una gran cantidad de extranjeros a estudiar al país, y también un alto número de alumnos de regiones que vienen a Santiago.

 

Por eso, elegimos Chile para realizar el primer proyecto internacional de CA Ventures EE.UU.", explica Eduardo Regonesi, director de Marketing de Livinn, empresa inmobiliaria que construye y administra edificios exclusivos para estudiantes, y que además de EE.UU. ya tiene proyectos en Bogotá y Cracovia.

 

En Chile abrió sus puertas en marzo de 2017, con un edificio de 11 pisos y una capacidad de alojamiento para más de 400 estudiantes. Comenzaron con 24 jóvenes, pero en el segundo semestre aumentaron a 180 residentes y para marzo esperan llegar a 270.

 

Livinn funciona como una residencial moderna con conceptos hoteleros, en pleno centro de Santiago -Lord Cochrane 166-, en torno a las principales estaciones de la línea 1 del metro donde se concentra la mayor cantidad de universidades de la capital.

 

Aquí, los estudiantes pueden optar por arrendar un departamento propio, una habitación dentro de un departamento, o habitaciones compartidas dentro de uno. La elección determinará la mensualidad que da derecho a usar todas las instalaciones del edificio como piscina, gimnasio, sala de yoga, sala de estudio y terraza de 400 metros cuadrados.

 

Además, cuentan con wifi y TV cable en todos los departamentos y zonas comunes, seguridad, front desk 24 horas, clases dirigidas, actividades y fiestas. No se pagan gastos comunes como un concepto extra a fin de mes, pues están incluidos en el valor final de arriendo, y todos los departamentos vienen amoblados.

 

Asimismo, ofrece un servicio similar a un hotel: Cuentan con un staff profesionalizado para ayudar al estudiante chileno y extranjero que llega por primera vez a Santiago, encargándose de todos los servicios relacionados con la estadía, como gasfitería o aseo. "Todos los accesos son con tarjeta de proximidad para la seguridad de los residentes", indica Regonesi.

 

Sobre los contratos, el ejecutivo señala que tienen acuerdos flexibles en cuanto a estadías pensado en los semestres académicos, y añade que no tienen tiempos mínimos ni máximos de alojamiento. "Lo más económico es arrendar por un año, pero existe la posibilidad de arrendar por semestres, meses y semanas". Las mensualidades parten en los $230 mil y suben conforme a la privacidad buscada.

 

El contrato se firma entre el estudiante y la empresa. En caso de ser chileno piden mayoría de edad, fotocopia del carnet de identidad del estudiante y del aval, certificado de antecedentes, las tres últimas liquidaciones propias o del aval, y contrato de trabajo de la persona que paga.

 

Para los extranjeros piden fotocopia del pasaporte, seguro internacional y tarjeta de inmigración. La garantía corresponde a un mes de arriendo, que se devuelve una vez hecho el check out y si el departamento está en las mismas condiciones.

 

"Para el extranjero es ideal toparse con otros extranjeros que están descubriendo Santiago igual que ellos, y para el chileno es una oportunidad para hacer una especie de intercambio sin salir del país", comenta Regonesi y agrega que esperan abrir en 2019 un proyecto en Viña del Mar, y que están próximos a cerrar otro proyecto para Santiago.

 

Otra alternativa similar es Soho Barrio Italia, que empezó a funcionar en febrero de este año con 96 departamentos bajo el concepto norteamericano de multifamily, con un arriendo de estándar hotelero y de servicio personalizado y viviendas ecoeficientes. La empresa es la dueña del edificio y se ocupa de la administración y mantención.

 

El estudiante postula, reserva su pieza pagando dos UF (alrededor de $53 mil) y luego tiene una entrevista en la que se determina si se aprueba o no. Rodrigo Farías, gerente de Rentas Inmobiliarias de Soho Barrio Italia, explica que ellos no hacen ningún tipo de discriminación, solo se aseguran de que los postulantes sean personas que no generen conflictos para el resto de los que habitan el edificio.

 

Los gastos comunes son fijos y solo depende del metro cuadrado solicitado, que van desde estudios de 36 m {+2} para una persona hasta departamentos tipo mariposa, con dos dormitorios en suite sin amoblar.

 

Además, el edificio cuenta con servicios como lavandería, quinchos, gimnasio, sala multiuso y piscina, áreas comunes equipadas con wifi y música ambiental. Los valores van desde $340 mil mensuales más gastos comunes (desde $70 mil).

 

En el contrato de arriendo, las condiciones son simples: ser mayor de 18 años, con aval, y acreditar renta mediante certificado de ingreso. Ahora, si el pago es con tarjeta de crédito, no se necesita aval, pero si es mes a mes sí. La garantía funciona igual que en todos los contratos de arriendo.

 

"El proyecto ha sido muy exitoso, con una alta demanda a lo largo de todo el año, quedan pocas unidades disponibles de arriendo", cuenta Farías, quien añade que Soho Barrio Italia "se presenta como una solución tipo 'hotel', por lo que los estudiantes solo se deben preocupar de estudiar y cuidar su departamento".

 

Agrega que el perfil del arrendatario es gente menor de 35 años (estudiantes y recién egresados) que valora la independencia y vivir en un edificio con énfasis en los servicios.

 

Airbnb también funciona como opción de largo plazo.

 

Airbnb, la plataforma que conecta a personas con arrendatarios que tienen una habitación o propiedades libres y quieren alquilarla de manera temporal, también está entrando en este negocio.

 

Los alojamientos pueden utilizarse para múltiples propósitos (vacaciones, viajes de negocios, viajes de estudio, etc.) siempre y cuando los involucrados lo acuerden previamente. Entonces, cuando se desea arrendar por un tiempo prolongado, como en este caso para un estudiante, este debe contactarse con el anfitrión y acordar los términos.

 

"Es importante mencionar que todas las comunicaciones deben mantenerse dentro de Airbnb y realizarse a través del sistema de mensajería del sitio", señala Victoria Bramati, secretaria de prensa de Airbnb en la región.

 

El sistema opera con una cuenta y un usuario en la aplicación.

 

Esta mostrará las casas o departamentos según las preferencias del usuario, donde se debe incluir fotos y verificaciones, especialmente porque algunos dueños requieren que los interesados tengan una foto de perfil o identificación para reservar.

 

Luego de este proceso, si se realiza una reserva de estadía larga con duración de 28 o más noches, Airbnb le cobrará el primer mes por adelantado y luego, el resto de forma mensual mediante la app .

 

Como en todas las reservas, Airbnb retendrá el pago hasta que hayan transcurrido 24 horas desde la llegada al alojamiento para que la persona pueda ver que todo está en orden y según lo acordado.

 

La tarifa mensual se establece al comienzo de la reserva y queda fija. El arrendatario siempre puede consultar el costo total de la reserva y los pagos que ha realizado en el recibo que se le enviará por e-mail.

 

En términos generales, la demanda de este tipo de alojamientos en el país es alta: "Más de 21 mil anfitriones chilenos cuentan con más de 29 mil avisos activos en la plataforma de Airbnb.

 

El 64% son viviendas completas y el 36% habitaciones en las casas de los anfitriones. Airbnb está creciendo en toda Latinoamérica y Chile no es la excepción", indica Bramati.

 

Eso sí, la estadía promedio en Santiago es aún baja, pues tiene una duración de cinco días, y por lo tanto su incursión como opción para los estudiantes está recién empezando.

 

"El anfitrión típico de Airbnb en Chile recibe huéspedes en su casa durante 25 noches al año. Los anfitriones se quedan con el 97% del precio que cobran", precisa Bramati.

Compartir
Compartir