top of page
  • gilberto5800

La Ley Fintech en Chile: un nuevo marco para la innovación financiera

La Ley Fintech en Chile y Open-Banking, que entró en vigor en febrero de 2024, ha inaugurado una nueva era en el sector financiero del país, marcando un hito en la regulación de servicios financieros modernos. Esta legislación modifica normativas fundamentales para adaptarlas a la era digital, abarcando desde la intermediación de instrumentos financieros hasta la asesoría de inversión, con un especial enfoque en las plataformas de financiamiento colectivo y sistemas alternativos de transacción.


Dentro de los cambios más significativos introducidos por la ley, destaca la modificación de la Ley 18.045 de Mercado de Valores y la Ley 18.046 de Sociedades Anónimas, así como ajustes en el Código de Comercio. Estos cambios tienen como objetivo principal adaptar el concepto de sociedad anónima abierta y ajustar los requisitos para que estas sociedades inscriban sus acciones en el Registro de Valores gestionado por la Comisión para el Mercado Financiero (CMF). Este organismo será el encargado de regular y supervisar las actividades de las empresas fintech bajo la nueva ley.

La ley también establece un marco regulatorio para los criptoactivos y el Open Banking, dos áreas que anteriormente carecían de una regulación clara en Chile. Los criptoactivos, especialmente aquellos estables o 'stablecoins', serán considerados medios de pago bajo ciertas condiciones, extendiendo las facultades del Banco Central de Chile para regular estos instrumentos digitales.


La ley fintech en chile

En cuanto al Open Banking, la ley promueve la creación de un sistema de finanzas abiertas que permitirá a los proveedores de servicios financieros compartir información de clientes de manera segura y eficiente. Esto no solo busca aumentar la transparencia sino también mejorar la oferta de productos y servicios financieros, fomentando una mayor inclusión financiera y competencia en el mercado.


Otro aspecto importante de la ley es la regulación de los proveedores de servicios de iniciación de pagos, quienes ahora podrán operar sin necesidad de utilizar tarjetas, facilitando así las transferencias electrónicas directamente desde las cuentas de los clientes a cuentas de terceros. Este cambio está diseñado para reducir el uso de efectivo y aumentar la eficiencia en el sistema de pagos.


La implementación de la Ley Fintech en Chile se hará de forma gradual, con la CMF jugando un papel crucial en el desarrollo de la normativa necesaria para su aplicación efectiva. Se espera que este proceso involucre diversas mesas de trabajo y consultas con actores del sector para garantizar que la regulación final sea equilibrada y fomente tanto la innovación como la protección al consumidor.

El desafío de regular un sector tan dinámico y en constante evolución como el fintech es considerable, y la CMF ha destacado la importancia de encontrar un equilibrio adecuado entre la promoción del desarrollo y la garantía de la seguridad del cliente. La presidenta de la CMF, Solange Bernstein, ha indicado que el proceso regulatorio ha sido particularmente desafiante debido a la necesidad de comprender profundamente los modelos de negocio involucrados y asegurar que no se produzcan fraudes o decepciones a los consumidores.


En resumen, la Ley Fintech en Chile y Open-Banking representa un paso significativo hacia la modernización del marco regulatorio financiero del país, buscando adaptarse a las necesidades del mercado actual y preparando el terreno para futuras innovaciones en el sector. Con esta ley, Chile no solo busca mejorar la competitividad y eficiencia de su mercado financiero, sino también colocarse como líder en la regulación fintech en la región.

Noticias Destacadas
Categorías

Lo último en noticias inmobiliarias

Suscríbete
bottom of page